Páginas vistas en total

jueves, 17 de abril de 2008

De entre espinas, crepúsculos pisando...




Amanece en la selva. Son apenas las 7 de la mañana. Frío. Amenazaba desde hace tiempo y por fin ha llegado: el surazo, viento de componente sur que proviene de las tierras del altiplano andino y cala hasta a los huesos con un 90% de humedad a 18 grados te sientes como a 5. Parece que ha comenzado la temible diarrea del viajero. Siento que reviento por dentro. Quizás el agua, quizás la comida… quién sabe…
Intento conectarme con España por Internet.Son las 8:30 de la mañana. Hace mucho frío. Parece que no va a haber suerte. El viento sacude las palmeras. Un guardia me dijo que ésta misma noche había arrancado un árbol.
El paisaje idílico con el que desayuno diariamente no lo es tanto, amenaza lluvia. Desayuno lo que mí estómago me deja, hoy dentro del hotel. Hace un día de perros. Por lo visto esto es lo más parecido al invierno que ellos conocen. Vientos frìos intermitentes que duran unos pocos días y se repiten de forma cíclica, separados por rachas de tiempo soleado. Sí. Debes estar preparado para encontrarte cada día con un tiempo distinto. Milton se ríe mientras me lo explica… soy el nuevo juguete extranjero. No me importa.
Salimos de buena mañana a capturar mariposas por los alrededores, mala suerte, el bullicio de unos 30 monos las han asustado. Será mejor ir al aviario para comprobar si los tucanes han comido los huevos que les hemos puesto, y así no se coman los de las aves en reproducción. Ni los han tocado. Nos entregan algo parecido a un renacuajo gigante, exageradamente gigante, no tengo ni remota idea de lo que puede ser. Hora de comer, las 12, hace frío y no ha sido una buena mañana. Comida a base de sopa y arroz. Igual que siempre.
Por la tarde recupero las actividades de educación ambiental y remodelado de la zona de compostaje y reciclado. Hoy ha venido un alemán experto en energías renovables. Comemos juntos un sándwich. Algun día éste lugar será autosuficiente-dice el jefe, Don Carlos para los de aquí. Para mi solo Carlos.
Acaba el día y me voy a comer, me acompaña un enorme sapo. Son las 6 y media, es de noche, parece que se calmó el viento. Converso con las chicas del bar, pobres como ratas. Intento conectarme a Internet. No hay suerte. Me voy a mi cabaña. Os echo de menos.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Seguimos aquí, descuida. No te olvidamos (cómo hacerlo, jejeje?). Cuida esa barriguita.
Pedro

Vero dijo...

Me alegro de haber hablado contigo porque si me fio de tus entradas melancólicas casi me dan ganas de ir a buscarte para sacarte de ese infierno de hermosa tristeza con incribles vistas y experiencias.
Sigue pasándolo bien pero escribe algo alegre de vez en cuando

Besos

Anónimo dijo...

Joder ya es duro acordarse de alguien que no puedes ver aunque quieras, y dices: "voy a consolarme y leer sus aventuras que serán increibles y darán consuelo a la espera......" un dia muy gris relatas Vecin, me has matado, menos gris y mas...otro color, por dios, que voy a por ti!!
besitos TQ, por mucho.
Di.

Anónimo dijo...

Vecin me encanta leer tus aventuras y saber q estas bien.Cuentanos todo lo q puedas y pon muchas fotos.Un abrazo,no te olvidamos.4vientos.

Mytilus dijo...

Veo que lo estás pasando bien... me alegro de ello... pero menudo bichologo... los tucanes no te comen los huevos... los monos te asustan las mariposas... te dan un renacuajo que no sabes qué es (mañana se lo comento a Nieto)... Bichologos... me he pasado un día en la expouniversidad explicando a bichólogos, con un diente de león delante, lo que es un capítulo...

Suerte con la cosa esa del viajero... el arroz y la sopa de la noche te vendrá bien. Antes de marchar, recuerda que te decia yo en algún blog, estabas en las mismas condiciones pero con distintas circunstancias.

¿Qué es eso de tutear al jefe? habrase visto!!! maleducado!

Saludines desde Padre Risco.

MA

Anónimo dijo...

Que tal aventurero! Los comienzos no son fáciles, pero superables totalmente. Disfruta de tu aventura y sacale el máximo provecho, y no lo pongas todo tan negativo joer!!

El Chava (quien sino, jejeje).

Un abrazo colega!

Sergio dijo...

Todos dijimos que sería bonito, pero nadie dijo que fuera fácil. Me resulta un poco violento mandarte ánimos, cuando somos el resto los condenados (o autocondenados) a la rutina y al tedio. Allí todas las dichas y todos los problemas deberían convertirse en vivencias, en enriquecedora experiencia. Debes vivir allí, pensando en lo de allí y dejando a la nostalgia (que es mala compañera de viaje) más de lado.
Un abrazo muy fuerte y cuídate.
Sergio