Páginas vistas en total

domingo, 30 de noviembre de 2008

"Es de bien nacido ser agradecido"


"Cuándo algo malo sucede en un lugar, ese lugar queda dañado, no solo lo sufre el que tiene el accidente, a la pachamama eso le duele, también ella queda con una herida. Hay que limpiar los lugares y reconciliarse con ella, a Ella le duelen tanto las cosas horribles como a nosotros" me decía mi maestra Claudia, días después de que el joven "Carlitos" se hubiese lanzado a la piscina y quedado inmovilizado de piernas y brazos. Pasaba en aquella noche su segunda operación, era decisiva, crítica...

Carlos, mi jefe, me miró, y sonrió, ya había hecho ésto muchas veces...

-No nos podemos olvidar de la pachamama, si no mira lo que ocurre-dijo Claudia- hace mucho tiempo que no le agradeces, debes pedirle disculpas.

Se abrió la "mesa blanca", sobre un pedazo de papel sábana blanco, en el centro, había un círculo de algodón. Caludia sacó dulces de distintos colores, con distintas figuras, las que mas me llamaron la atención fueron un par de ellas que representaban a un par de ancianos y otra que era una serpiente... y ya sabeis que no pude quedarme con la pregunta...

-Los abuelos representan la sabiduria y la clarividencia, son espíritus que viven en las montañas, a ellos vamos a rogar que ayuden a "Carlitos", la serpiente representa su columna vertebral, es donde hay el daño. Son caramelos porque la tierra es como un niño... le gustan los dulces- sonrió.

Una vez que los caramelos con forma de cosas de lo mas variopintas estuvieron en el centro de la mesa, sacó una bolsa de hojas de coca y pidió nuestra ayuda.

-Díganme nombres de gente que estuviese aqui el día del accidente. Comenzamos a recitar, y por cada nombre ponía una hoja de coca, en círculo, rodeando a los caramelos, y haciendo un círculo sobre cada una con sus dedo índice.

Cuándo hubo acabado ésto, sacó una bolsa con sebo

-Es grasa de tres animales, llama, cabra y oveja- Holía a matadero. Cortó esa grasa en pedazos pequeñitos y los colocó sobre las hojas de coca. Lo regó con vino y con alcohol. Pidió a la Pachamama su perdón y su disculpa.

-En esta parte no solo pediremos perdón a la Tierra, también pediremos por "Carlitos". Antes hay que reconciliarse con el lugar. Envolvió todo en el papel sábana, hizo una especie de paquete y se lo entregó al jefe... lo recibió con solemnidad y nos dirijimos al lugar del accidente, allí lo depositó en un plato de barro y le prendió fuego. Comenzóa a arder.

Claudia se metió un "Bolo" de hojas de coca.

-Le está gustando, acepta el perdón, tenía ganas de que se lo pidiésemos... El fuego ardía vivamente.

-¿Cómo sabes que le está gustando?-Pregunté

-La coca ha cambiado de sabor, ya no es amarga, ahora es dulce, (yo también me di cuenta que mi bolo había cambiado de sabor) además... ¿no te resulta curioso que un paquete de caramelos, hojas y grasa se esté quemando, no emita casi humo y no huela a nada?.

Me quedé tieso al comprobar que tenía razón, ella sonrió...

Lo dejamos quemar, y aquí viene lo fascinante...

Me llamó desde el lugar donde estaba ardiendo el paquete, no necesitó decirme nada... ante mis ojos un rescoldo con forma de persona se separaba de otro con la forma de la piscina, y entre ellos ardía una llama azul...

-Ya está, ya se han separado, ya aceptó las disculpas y lo ha superado, ¡qué bien!. Ahora veremos que va a ser de Carlitos.

Nos llevó a una mesa apartada mientras las cenizas se apagaban, allí sacó un aguallo (manta tejida a mano con motivos andinos, muy resisitente y de vivos colores, que se usa para casi todo) lleno de hojas de coca.

-Lo tejió mi maestro durante mas de 5 años, me lo dio hace poco, es su regalo, es lo que yo

necesito.

Hizo cuatro grupos de hojas de coca, dos hojas en cruz representaban al muchacho accidentado, otra hoja su colunna, otra el futuro, y otra su recuperación, y comenzó a lanzar hojas al azar sobre éstos pequeños grupos... de repente se paró cuándo una de las hojas que había lanzado cayó paralela a la que representaba asu columna.

-¿Ha tenido mas operaciones? ésta no es la primera ¿Verdad?

-No, ha tenido otra.

-No ha salido bien, hubo algun problema...

-Si, le dejaron el nervio torcido cerca de la vértebra...

Señaló a la hoja de coca que había caido cerca de la que representaba su columna, el nervio central de la hoja estaba torcido... Nos quedamos boquiabiertos...

Siguó el ritual, un camino de hojas de coca unía a "Carlitos" con su recuperación, -En un año se recuperará, será largo y duro... pero se recuperará.

Recogió su aguallo, enterramos el plato con las cenizas en el lugar del accidente y nos fuimos a cenar.

A los dos días, el Dr. Kao que había venido especialmente desde Taiwan a operar a Carlitos, nos mandaba un informe, asegurando, que contra todo pronóstico la operación había sido un éxito, en un año Carlitos estaría caminando de nuevo.






viernes, 7 de noviembre de 2008

Vallegrande- El otro Bierzo

Se encuentra Vallegrande entre montañas. Se cultivan patatas, pimientos, manzanas y peras... Ellos tiene la fama por albergar el lugar de muerte del Ché. Nosotros resistimos el asedio de las tropas romanas, invasoras y fascistas. Os dejo una pequeña descripción de Vallegrande, para no aburrir.

http://es.wikipedia.org/wiki/Ciudad_de_Vallegrande

Así es Vallegrande, que me recordó a mi Bierzo: Las montañas peladas, los muros de piedra, alguna casita de adobe,los pinares y esa calle que se parece a la Avenida Antonio Cortés cuándo estaba sin asfaltar...


Parece el pantano de Bárcena no??? jejjejeje, o Fuentesnuevas antes de asfaltarse... ¿Quizás Carracedo?



Don Ananías y la Revolución.





Lo conocí por casualidad. Como casi siempre. Me contó una historia insólita, como casi siempre.
El tío de mi compañero de viaje (y laboratorio), el señor Don Ananías Mariscal, antiguo militar contra la guerrilla, actor, patriarca, cultivador de patatas, y sobretodo, Gran conversador.

-El cadáver que encontraron no era el del Ché, el está en otra parte, enterrado en una hacienda privada.
-¿Cómo?.

-Yo cuidé el cadaver del Ché durante ocho días, a turnos. El cadáver que encontraron no era el del Ché.

-¿Entonces dónde está?

-Ojalá lo supiera yo Don Marcos. Despues de ponerlo en la lavandería se lo llevaron al Tecnológico (de la universidad de Vallegrande) y supuestamente lo enterraron en la cocina.

-¿Supuestamente?

-Sí, no se sabe, pero se sabe que no está allí.

-Me explica...

-Yo cuidé el cadáver en la Lavandería, no cerraba los ojos, te miraba... era muy raro estar allí.Cuándo trasladaron el cadáver encuartelaron a toda la tropa, y dijeron que se lo iban a llevar, nadie podía ver nada. Pero había quedado fuera un soldado que había ido a ver a su novia... cuándo volvió se los encontró en la cocina, no hizo ruido, tenía miedo al castigo. Vio que allí cavaban una tumba, no vio que enterrasen allí a nadie, pero vio el cuerpo del Ché. Mas tarde oyó pasar un helicóptero. Yo fui con los Cubanos allá en los 90, no había cadáver, la tumba estaba vacía. se lo llevaron, lo del arepuerto tampoco son los restos del Ché.

-¿Y la guerrilla?

-Aquí nadie necesitaba una guerrilla, nadie nos había oprimido. Ellos nos invadieron. No explicaron nada al campesino, los temían... nadie sabía que era la revolución y podríamos vivir sin ella...

-¿Es antirevolucionario?

-Claro que no... pero no me gusta que me inpongan cosas. Eramos libres aquí. Hicimos prisionero a un gerrillero boliviano, nos contó que los guerrilleros bolivianos por las noches no estaban armados, velaban por los gerrilleros extranjeros que dormían en hamacas, ellos dormian en el piso (suelo). Eso no es igualdad.

-¿Conbatió directamente con la guerrilla?

-Si, pero no con el grupo del Ché, yo luché con el segundo grupo, el de Tania. Eran 20, pero se movían como diablos, casi nos balean, nos salvó un tronco echado en el suelo. Los encontramos porque uno de los nuestros se vistió de barbudo y se hizo pasar por campesino... Para mi no eran gerrilleros, eran invasores, unos días mas tarde cayó el grupo del Ché, cuándo supe quién era me dio pena... Vosotros (los europeos) admirareis al Ché, pero no por lo que hizo en Bolivia, no nos hizo ningún bien. Recuerdo que unos años antes habían venido un grupo de Arqueólogos que hicieron planos de la zona y hablaron con la gente... creo que eran ellos.Después hicimos una asociación de los que luchamos contra la guerrilla, yo fui presidente. Después también vino lo de la película, yo hice de militar.(Silencio) Oiga Don Marcos, vengase mañana a la fiesta!

-¿En Dónde?

-Aquí al ladito,donde planté las patatas en mi cementerio, en el huerto...


Intenté tomar una cucaharada de sopa. También se había quedado helada.


La paradoja de los muros.

Leía en un muro de mi ciudad natal (Ponferrada) durante las manifestaciones contra la L.O.U. (que no sabíamos lo que era pero si sabíamos que estábamos en contra) "Capitalista Asesino" en la puerta de un pequeño kiosco de barrio, estoy seguro de que el propietario de dicho negocio oprimía a cientos de obreros en asia, o África u otro lugar lejano que nos preocupa solo cuando no tenemos de que quejarnos. Los muros, "hardware" de la ideología y el saber del pueblo.

En Vallegrande se encuentra el lugar dónde expusieron el cadáver del Ché Guevara, como antes os comentaba, en una vieja lavandería, donde cuelga el cartel que podeis observar. El lugar está lleno de pintadas de revoluciones pasadas, de revolucionarios pasados, y de luchas que aun continúan como un lobo con distinta piel. Observemos las mas paradójicas y unas fotos del lugar dónde nos llevo un tipo que encontramos en la calle que le patinaba un poco las neuronas, que segun cuentan los del pueblo, fue debido a un accidente: chocó con 5 años de adicción al alcohol y un desengaño amoroso. Agarraos que hay curva con algunas pintadas!!!!









Bueno, sin duda ha quedado claro la evidente vinculación entre el Ché y Sabino Arana (ambos tenían barba y ambos eran blancos y negros), pero lo mas truculento el trío escalofriante Ché- Kiss-Jesucristo, demostrando una vez mas que vivimos tiempos turbios ideologicamente hablando. Creo que Guevara se está revolviendo en su tumba.
Mejor veamos algunas fotos del lugar que se me abre la úlcera...

















Después de visitar la lavandería quedaba la última pieza, el lugar dónde en el año 97 encontraron los restos del Ché, la pista del aeropuerto de Vallegrande, construido por unos gringos" (Americanos) que tenían una avioneta (¿Por qué no constrir un aeropuerto?) Después del relato de Don Ananías suponía para mi ver la historia en tres dimensiones, a mi frente. Además tuvimos la tremenda suerte de conocer la noche anterior a un grupo de médicos cubanos que nos mostraron el mausoleo construido por su gobierno al Ché, un lugar de una blancura cegadora y llena de muchas intenciones y sentimientos (no necesariamente buenos) de miles de personas (no necesariamente buenas).


Al volver al "alojamiento" (hostal de poca monta), lo mismo de siempre, el mismo cambio con otra piel, otra idea... "No habrá revolución, es el fin de la utopía" Decía Sabina en su canción "El Muro de Berlín"... No creo que sea así, creo que es tiempo de una revolución no de pensadores, si no de sentidores, de lápices y voces, no de fusiles y discursos. Aquella fue esperanzadora, pero no triunfó, llenó los pueblos de odio y las calles de sangre, ésta... no lo sabemos, pero es lo único con lo que contamos, poder llenar los ojos de realidades, los papeles de tinta . Empieza en nosotros, acaba en los otros.

jueves, 6 de noviembre de 2008

Y pensar que os traerá, nuestra muerte, una gran felicidad

Y así llegó nuestra Iglesia y ordenó llorar nuestros muertos, sin preguntarle a los muertos si querían ser llorados o no. Y con éste equipaje cruzamos el mar, y enseñamos lo que habíamos aprendido. Impusimos lo que nos habían enseñado. Las coloridas y bulliciosas celebraciones de los nativos, que celebraban el ascenso del finado a una vida mejor, llena de placeres (algo que los nuestros aborrecen). Más de 500 años después, el sincretismo hizo que el catolicismo se mezclase con las tradiciones indígenas, y gracias a ello he pasado el "Día de Los Muertos" mas alegre que jamás había visto.
Tener un cementerio en tu propia casa tiene muchiiiisimas ventajas... entre otras el poder invitar a tus amigos a beber y bailar hasta el amanecer para celebrar el santo descanso de los suyos. La cosa comenzó aproximadamente a las 2 de la tarde.
La banda sonaba y la "chicha" (bebida alcohólica, parecida a la cerveza que se obtiene por fermentación de maiz) corría raudales.
¿Cómo celebrarlo y ser el rey de la fiesta? Pués sabiendo rezar!. Por qué aquí quien reza cobra! si les rezas el muerto (7 padrennuestros y 7 avemarías) te convidan a una "masita" (galleta o pastel) y un vaso de "chicha" o aguardiente... Y de fiesta hasta el anochecer! por los que se fueron... que lo pasen bien para que no vuelvan!.
La chicha socializa a hombres y mujeres, ricos y pobres, nacionales y extranjeros, y con mi cámara y pagando penitencias a base de chicha documenté esta celebración.
En las fotos podemos ver la banda cuándo la bebida aún no lo había cambiado todo, ese pequeño instrumento de cuerda es el "charango" o ukelele andino. El señor de la izquierda representa el Vallegrandino típico, con bigote y sombrero.
También mi debut como chichero, las señoras que con sus canastos te cambian galletas por rezos, y tres generaciones de mujeres de una familia.

Como tradición curiosa, vemos a un señor (en toda regla) con un pequeño regalo en sus manos, es lo que se llama un "brindis", el año que viene ella lo tendrá que devolver el año siguiente.
Al día siguiente llegó la vuelta a casa, no con menos aventuras, ésto es bolivia... después de buscar billetes durante muchas horas conseguimos un billete en una furgoneta de 8 plazas, todo genial, teniendo en cuenta que la otra opción era ir en la parte de atrás de un camión de maiz, (billete especial "con lona")... hasta que al las 4 horas se calentó el motor y tuvimos que bajar a empujar, pero a las 6 horas la cosa emperó y no aguantó más la furgoneta y nos subieron a nueve en un coche de 7... durante 3 horas... me tocó el centro, con billete "madera en medio del culo", resultado: casi tengo que ponerme una faja para unir las nalgas...
Acababa el viaje. Empezaban las conclusiones.