Páginas vistas en total

jueves, 10 de julio de 2008

Llórame el muerto!- Sucre y su cementerio





En los cementerios descansa el alma de la ciudad del pasado, las ciudades lloran en silencio, las tumbas de sus habitantes mas ilustres cuentan su historia. La historia de Bolivia está marcada por guerras que nunca ganaron, ejemplos :
Datos: En la actualidad, la superficie de Bolivia es de 1.098.581 Km², por lo que ocupa en quinto lugar entre los países sudamericanos por detrás de Brasil, Argentina, Perú y Colombia.
En el momento de su independencia, Bolivia ocupaba 2.363.769
km² calculos establecidos por los mismos bolivianos y sus pérdidas territoriales ascienden a 1.265.188 km², lo que es un poco más de 1,15 veces su territorio actual. Entre las guerras perdidas destacan la guerra del Pacífico, que perdieron con Chile y supuso la pérdida de la salida al mar, la perdida con Brasil, que cambió el entonces presidente toda la zona de pantanal por un caballo blanco,entre la ganada (solo una) destaca la de Paraguay, que cuando estaba ganada, decidieron replegar las tropas y ceder el terreno al enemigo. Todos esos "Héroes" descansan en el cementerio de Sucre. No intento con ésto ridiculizar a Bolivia, si no ridiculizar las guerras.

Quizás lo mas llamtivo son los niños que van de alla para acá con una escalera y que por dos pesos te rezan al muerto, y hasta te lo lloran, los nichos con toldo o los nichos de los niños en los que depositan juguetes y un vaso de agua por si viniese el alma a "beberla". Como un derroche de humor negro destaca en su entrada, en latín, la leyenda "Hoy por ti, mañana por mí". Gran humor el de ésta gente, si señor!!!
Aquí mas fotos. Besos y abrazos.:





Los Mercados- El alma de Bolivia- Mercado en Sucre





En una sociedad de subsistencia, donde todo se compra o se vende, los mercados son el alma de la ciudad y en torno a ellos gira a vida pública cotidiana de los Bolivianos. Hay mercados de todo tipo, desde los de ropa usada que donamos los del primer mundo (si,la donas y aquí la venden), de alimentos, de frutas, carnes... en todo ellos se puede comprar comida recien hecha como jochi (similar al capibara) o corechi (armadillo) y otros mas exóticos para los estómagos mas resistentes.

Pero ninguno me ha impresionado tanto como el "Mercado Campesino", donde va la gente mas humilde, con sus necesidades, tales como: (ver en fotografías) sandalias hechas con cubiertas de rueda, mesas blancas de ofrenda al a la pachamama (madre tierra), o fetos de llama disecados ("suyo") empleadas en complejos rituales de purificación.

Nadie que venga a bolivia puede dejar de visitar los mercados, a no ser que no quiera ver la Bolivia de los mas humildes. Los productos de brujeria o de ritual es lo que mas impresiona, pero el hecho de poder comer por un euro, o lo increiblemente grandes que son éstos mercados, lo hacen una visita indispensable. Desde fetos de llama a costillas de cerdo, desde mesas blancas de ofrendas a películas piaratas en dvd para alquilar, todo tipo de artesanias y colores que sangran a la vista, nos ofrecen la cara de una Bolivia multicolor y "multiolor", no apta para estómagos débiles y traseros de "suite cinco estrellas"

Sucre-Capital Colonial


"Sucre, anteriormente conocida como Charcas, La Plata y Chuquisaca, es la capital de Bolivia
. Es sede de la Corte Suprema de Justicia, del Tribunal Constitucional, del Consejo de la Judicatura y de la Fiscalía General de la República. Es también asiento del Tribunal Agrario Nacional y de la Asamblea Constituyente, además de ser capital del departamento de Chuquisaca. La ciudad tiene una población aproximada de 230.000 habitantes y se encuentra localizada en la parte central sur del país a una altitud de 2800 metros." Pero quizás esto no sea lo importante, si para llegar alli tienes que tomar un autobus 15 horas, oliendo a coca fermentada, poca higiene y sobaco, aunque mi caso no fue el peor, lo pasaron peor los niños que dormían en el pasillo o el tipo que tuvo que ir de pie las 15 hora´. Los autobuses (flotas) de acá son una completa experiencia étnica, ahora menos, ya que la ley prohibio hace poco llevar animales en el vehículo, pero el hecho de ver a mujeres vestidas con las faldas típicas y los sombreros tradicionales ("cholas con pollera") cerrar los ojos para dormir y oir los chasquidos del quechúa (pocos hablan bien castellano) o vedr como cambian los pañales a un niño o abres la ventanilla y te intentan vender de todo...

La ciudad es tipicamente colonial, diseñada en damero y con interesantes edificios. Aunque lo mas interesante son las gentes que la habitan, autenticos indígenas de diferentes tribus, que viven básicamente de la venta de artesanias y el comercio. Allá arriba solo crecen patatas y llamas. En el pasado fue una de las ciudades mas prósperas del mundo, su brillo se fue apagando, pero su delicada belleza no, avivada por el bullicio propio de una ciudad universitaria. En los últimos meses fue testigo d erevueltas que se saldaron con varios muertos y heridos, estuvo durante dias controlada por los grupos anti-evo y el ejército. A pesar de llo es tranquila y cuenta con una interesante vida cultural: Cines, teatros, músicos callejeros. Sus principales atractivos son su cementerio y sus mercados, de los que hablo ahorita.