Páginas vistas en total

viernes, 19 de julio de 2013

El Río Más Mítico (Capítulo tres). La Expedición.

 Click para ver el Capítulo I

Click para ver el Capítulo II


 El punto de salida de aquella expedición épica sería la isla de Zanzibar. Allí prepararían toda la logística para abrir una brecha hacia el corazón de África. Burton había afirmado que no hay momento más importante para la vida de un hombre que ese momento en el que prepara una ruta hacia lo desconocido. Prepararon dedicadamente toda la logística del viaje. Un fallo de cálculo supondría el fracaso de la expedición, el fracaso personal o incluso la muerte. ¿Cómo planear una expedición hacia un lugar que no sabes cómo es, no sabes cómo llegar, y, por último, no tienes certeza sobre su existencia? Ése es el momento del que Burton hablaba. Ésa era su adicción. Éso sería su barranco y su camino. Podemos imaginar a un Burton joven, arrogante, con la falsa seguridad del que ignora y teme,un Speke asustado pero íntegro, pensando en la grandeza que le esperaba a su vuelta, vagando por las calles de Stonetown, discutiendo con los comerciantes de esclavos, de arroz, buscando quinina para no morir por las fiebres de la malaria... Dos hombres a un paso de la grandeza. El 17 de Junio de 1857 con 130 entre porteadores y soldados y 5 animales de carga parten hacia su compromiso ineludible con la historia.
Desde Bagamoyo, ya en terreno contiental, siguiendo las indicaciones dadas por los jefes esclavistas, se dirigen al centro de África, concretamente a Ujiji, la expedición resulta penosa, las enfermedades y las numerosas deserciones la hacen a momentos imposibles, el propio Burton escribiría: "A veces me pregunto por qué seguimos y no tengo respuesta. Me pregunto y el eco me contesta: ¡pobre idiota, el diablo te conduce!". Enfermos tienen que hacer una escala en Tabora, ciudad de traficantes de esclavos. Mientras Burton como podía caminaba por las calles intentando recopilar notas sobre cultura, idioma, e incluso costumbres religiosas, Speke cazaba en los alrededores de la ciudad. Repuestos de sus enfermedades el 14 de Diciembre de 1857 siguen su camino una vez más caen enfermos , con Burton cojo, Speke prácticamente ciego y gran parte de sus efectivos perdidos ( muchos hombres habín desertado robando parte de los insumos y solamente quedaba un asno) el 14 de Febrero, Burton vislumbra una masa de agua en el horizonte, Speke totalmente ciego no alcanza a ver nada. Era el lago Tanganyka. Llegan a Ujiji, para entonces Burton estaba totalmente convencido en que el lago que él había visto era la fuente del Nilo, lo había visto él, solo él... era su derecho a la gloria.
Speke no creía que aquella masa de agua fuesen las fuentes del Nilo, consigue una barca y trata de circunnavegar el lago, vuelve sin la barca y sordo de un oído (un escarabajo se introdujo en su oído causándole una grave infección). Esto causa la indignación de Burton, una indignación reprimida desde hace bastante tiempo, hacía un tiempo, Burton enfermó y Speke partió en una expedición en solitario para buscar telas y comida, a su vuelta alegó haber "olvidado" las medicinas que Burton le había encargado. El choque de egos llegó a su punto álgido. Jamás se volverían a soportar.
El 10 de Abril, ambos exploradores parten en dos barcas distintas  para navegar el lago y comprobar la teoría de Burton. La tripulación se niega a continuar por miedo a las tribus hostiles de la zona. Jamás podría comprobar Burton que estaba en lo cierto. Sin moverse de su idea original, regresa junto con Speke a Tabora, habían oído rumores de que existía otra masa de agua, otro lago al norte de Tabora.
Por aquel entonces Burton no mostraba el mayor interés en esa expedición, para él resultaba bastante evidente que las fuentes del nilo era el lago Tanganyka. Acordaron que Speke realizara una expedición en solitario. El 3 de Agosto Speke avista el lago Victoria, pero, lamentablemente, no consigue circunnavegarlo. Vuelve a Tabora asegurando que ha descubierto las fuentes del Nilo. Ésto indigna a Burton, sin navegar el lago la idea de Speke era solamente una teoría, no una certeza. Lo que sí era una certeza era la ruptura total entre estos dos hombres. Parten de vuelta y casi dos años después de su partida llegan a Zanzibar para volver a su país. Antes de partir Speke se compromete a no presentarse ante la Royal Geographical Society  (R.G.S, sus financiadores) hasta que Burton estuviese en Londres. Al día siguiente de su llegada el 9 de mayo, Speke envenenado de las ansias de gloria se presenta ante la presidencia de la R.G.S. Cuándo Burton pisa Inglaterra, La cara de Speke llenaba portadas con su narración del viaje. Había roto un pacto entre caballeros, éso era una declaración abierta de guerra.

Continuará...