Páginas vistas en total

domingo, 19 de abril de 2009

La Ciudad más rica del Mundo...


Cerros marrones. El autobús serpentea. El sol parte las piedras. La sombra es helada. Potosí se enclava en el altiplano de Bolivia al lado del Lugar que fue la mina más rica del Mundo, El Cerro Rico, a sus faldas la ciudad agoniza, Capital esplendorosa del departamento más pobre de la pobre Bolivia. Quisieron hacer otra Europa y su arquitectura lo demuestra. Varios indígenas caminan por la calle cargados con sus aguallos repletos de algo para subsistir. No te miran a los ojos. Nunca miran a los ojos.

En la Falda del Cerro Rico el polvo se mete por todas partes, los trajes nos cubren enteros. en una mochila hecha con un saco llevo la compra más rara que hecho en mi vida: Coca y Dinamita.



Al entrar a la mina la temperatura empieza a subir. A 50 metros de la entrada está "El Tio" - a partir de ahora ya no estamos encomendados a Dios, ahora lo estamos al Diablo- La imagen decorada del diablo fue usada para
asustar a los indígenas obligados a trabajar desentrañando las entrañas de la tierra durante 16 días sin ver la luz (mitas). Los indigenas, lejos de temerlo, comenzaron a adorarlo como el único dios protector allí adentro. Todas las mañanas antes de entrar a trabajar le hacen ch´alla con alcohol y coca, le dan de Fumar y se despiden...

Durante dos horas arrastrándonos por los túneles, conseguimos encontrar una pequeña cámara. Hombres sucios trabajaban sin descanso... nmos miraron, les dimos la dinamita, la coca, los cigarros... durante diez minutos hicimos su trabajo... es húmedo y huele a azufre...
Salimos de la mina perplejos por la dureza del trabajo. Tambien pensamos en la cantidad de cuerpos y almas que se ha devorado aquel laberinto de túneles. Nos quitamos los trajes. Éramos unos turistas más.







miércoles, 8 de abril de 2009

SAL.

Uyuni. Tierra de sal.

En Bolivia,limitando con Chile, se encuentra el desierto de Sal mas grande del mundo, con una extensión superior a El Bierzo y León juntos, a unos 4000 m sobre el nivel del mar y con un frío atroz, el Salar de Uyuni ofrece paisajes de otro planeta, volcanes, hoteles de sal, poblaciones que amontonan y viven de éste oro blanco y del níquel que contiene ... dónde hicieron mas de una fechoría Butch Kassidy y Sundance Kid atracando y robando sus trenes... Visítelo (es un nuevo intento literario: copiar folletos de agencias de viajes, es algo así como hiperrealismo cutrepoético)


















Los Ojos del Salar (geografías imposibles)
Una bestia inmensa respira debajo de tus pies, blanca e inmensa... no se mueve pero respira -El salar respira por sus ojos, por sus agujeros... - los ojos crean geografías imposibles, ambientes marcianos, imágenes que se asemejan a fotos de satélite... Regalos de una intrincada hermosura que no captaría ni la mejor lente del mundo...











































El Misterio de las Montañas Flotantes





El sol cegador rebota en la superficie de sal, espejo de luz que devuelve casi el 100% de la luz que recibe y en el que los satélites calibran las mediciones de luz reflejada, en sus confines una auténtica cordillera de montañas flotantes nos rodean por todas partes... ingrávidas se presentan

desafiando las leyes del a física en un universo de sal mas propio de una ficcion subrealista ácido-daliliana que de un lugar real. Me froto los ojos, siguen allí... si estuviese en un teatro o en un cine me lo creería pero me encuentro en medio de una nada blanco nuclear, miro a mi lado, ahí están mis compañeros... ¡es real!, después de repetirlo y volver a mirar al horizonte están allí, suspendidas en éter, las montañas flotantes... mis compañeros están boquiabiertos. Mientras individualmente tratamos de resolver la cuadratura nuestro guía sonrie (y yo me siento como el gringo con cara de estupuido...) -Ha sido la lluvia- como si la lluvia hiciese flotar sobre el aire montañas inmensas-La lluvia cae sobre el salar y crea una capa de agua superficial que no se infiltra, especialmente al pie de las montañas, y ésta capa de agua actúa como un espejo que refleja las montañas en el suelo, nosotros desde las distancia las vemos flotando, pero no es así, todos sabemos que las montañas no flotan...
Aquella noche, mientras me dormía con un frío infernal, recordé un sueño de niño. Subido a un Galeón que navegaba en un mar de aire arribaba a las costas de una inmensa isla flotante habitada por indios cobrizos que salvaguardan cofres llenos de doblones y candelabros... -pero no es así, todos sabemos que las montañas no flotan...

La Raza Maldita de los Hijos de la Luna


-Antes de la llegada de los Incas, el pueblo elegido, los Hijos del Sol, la tierra estaba habitada por los Hijos de la Luna- jadea un poco, el ascenso al volcá Tunupa a 4.600m sobre el nivel del mar lo ha dejado exausto incluso a él- éstos Hijos de la Luna vivían de noche, ya que sólo había noche, comían de noche, cultivaban en la noche, concebían crecían y morían bajo la luna. fueron felices durante cientos de generaciones. Un día los dioses decidieron crear el día... los Hijos de la Luna, asustados, oraron noches y noches, hasta que sus plegarias fueron oídas y un dios triste y envidioso les dió la solución: orientarían sus puertas al éste ya que el sol saldría por el norte, y así evitarían ser consumidos por un fuego abrasador... felices lo festejaron... y el sol salió por el éste... y engañados permanecieron en sus hogares, después sus prisiones y más tarde sus tumbas, engañados por los dioses, encerrados hasta su muerte, transformados en "chullpas", momias malditas a las que rendimos homenaje con hojas de coca (ch´alla) y que maldicen para siempre a todo aquel que lleve sus restos o profane sus cuerpos, secos por el tiempo y la sal... reposan tranquilos y perdonados a la falda del volcán

La era de los Hijos del Sol, los Incas, había llegado y se extendería hasta poco antes de la llegada de los extranjeros venidos del mar. Los incas también desaparecerían como lección que enseñar y aprender, ni siquiera su Dios, el dios Inti (Sol) pudo salvarlos...


(6:00) Amanece en el Salar
... y la luz lame la superficie de sal blanquísima... y las sombras, las malditas sombras se extienden hacia el horizonte, buscan un punto de fuga queriendo alcanzar lo inalcanzable...