Páginas vistas en total

jueves, 9 de junio de 2011

Hatari!



“El peligro no es cuestión de un par de golpes,
el peligro es no saber a dónde ir”
Revolver.
Peligro. Huida. Miedo de presa. Viene cuándo menos te lo esperas… y ¡zás! ya no hay que hacerle.
Era de noche, en la orilla del lago todo parecía tranquilo. Discutíamos sobre las dificultades de la ruta. Habíamos mandado a todos lejos porque los hipopótamos hacían mucho ruido. Estaban nerviosos y se enfrentaban en el agua. Y nosotros demasiado cerca. Una imprudencia. De pronto salen dos machos del agua, los vemos cerca…
Alguien dice: -Un macho y la cría… ¡no! Dos machos… se van a pelear… ¡corred!...
Y todo permanece en tinieblas… todo se vuelve confuso… sólo recuerdo una de esas bestias corriendo hacia nosotros, recuerdo sentir la vibración en la planta de los pies hoy llenas de arañazos. Recuerdo que corrí sin sentido y que no miré atrás… estuvo tan cerca… Ese nudo en el estómago, correr, correr y correr… no miré a uno solo de mis compañeros, me importaron menos que nada, solamente después, cuando volvió mi parte racional, les pregunté cómo estaban. Era presa, era el que estaba en peligro y sólo quería salvar mi vida. ¿Tú que hubieras hecho?.
A los 4 días un león dormía apaciblemente en la entrada a los baños del Ngorongoro. Nadie tenía ganas de mear. Sonreí porque por fin alguien más se sentía presa.

8 comentarios:

Mercedes dijo...

Se me acaba de ocurrir tu disfraz para el próximo carnaval, aunq también pega para Holloween: te metes entre dos panes y eres un bocata de presa :p
¡¡¡cómo me alegro de que lo puedas contar!!!
Abrazo FuErRRRRtEE
Merce.

Anónimo dijo...

Ya me contó Merce tu aventura!!! Me alegro q estés bien!!! Cuídate mucho!!! Un besazo!!!!

Mary

Anónimo dijo...

Fliiiiiiiiipas!!!!!

Antonio dijo...

Pues hacer lo que tú hiciste. Correr y correr como un conejo, no mirar atras y luego preguntar si ha habido bajas.
A pesar de su tranquila apariencia, los hipopótamos son muy territoriales y agresivos, lo que les hace extremadamente peligrosos para el hombre. Por tanto, en este caso, correr no es cobardía, es puro instinto, y, además, ya sabes lo que decía Napoleón "una retirada a tiempo es una victoria"... y si puede ser a toda leche cuando tienes una mole de 4.000 kg corriendo detrás de tí...pues mucho mejor.
Ten cuidado y no nos des estos sustos.

Anónimo dijo...

Como decía un maestro de las artes marciales, "cuando te enfrentes a un luchador más fuerte que tú, deberás moverte más rápido que él. Y si te alcanza, que Dios te ampare" -Les Luthiers

Correr no es de cobardes, y ya lo decía Napoleón, quien huye a tiempo vive para huir otra vez. Yo diría incluso que huíste valientemente ;)

Y como supongo que ya lo has superado un poco, te citaré a una amiga mía cuando se lo conté "sé qué suena cruel, pero es la muerte del tragabolas..."

Y bueno, chavalote, un abrazo enorme y cuídate. Y piensa que es mejor sentirse presa de un hipopótamo que no vivir aterrorizado por enemigos invisibles, como el paro, la crisis y la madre del topo.


P.D.:¡Que nooo, que son piedras!

Anónimo dijo...

Vaya que "macotas" tan originales te buscas.Claro como buen pirata ...algo atipico.Muy bonita la foto del "lindo gatito" guardando el WC.
Bss.
Blanca

Mayu dijo...

Corre todas las veces que sean necesarias que una huida también es avanzar.
Bss

Manolo Serrano dijo...

Jajaja, eso lo he visto yo y tengo unas cuantas fotos de los leones echados a la sombra, porque había dos, aunque ahí salga solo uno. Zona de descanso en el Ngorongoro.

Un abrazo.