Páginas vistas en total

martes, 9 de septiembre de 2008

Go fishin´!- En la amazonía boliviana.



La forma más obia de romper la rutina, es, desde mi punto de vista, un viaje. Hasta aquí en Güembé hay rutina, asi que aprovechando que un compañero iba a arreglar el barco que mi jefe tiene en un afluente del rio Mamoré (afluente a su vez del Amazonas), pues me enmochilé y partí hacia el Beni, a su capital, Trinidad.213.564 km² y 411.399 habitantes. Limita al norte con el departamento de Pando y la república de Brasil; al este con Brasil y Santa Cruz; al sur con Santa Cruz, Cochabamba y La Paz; y al oeste con La Paz y Pando.

El Beni fue el centro de una importante civilización precolombina, conocida como Cultura Hidráulica de las Lomas. Desde más o menos 4000 años adC. (probablemente antes: el dato actual se basa en las cerámicas datadas) hasta el siglo XIII, la región fue asentamiento de importantes grupos humanos organizados en sociedades preestatales (en algunos casos muy centralizados), definidos como cacicazgos, potentados locales. El sistema se basaba, ambiental y económicamente, sobre el uso de específicas características ambientales (uso de plantas acuáticas, tarope, como fertilizantes y gigantescos sistemas de pesca) y en la construcción de grandes obras hidráulicas que permitían la conexión entre los varios núcleos humanos en cualquiera estación, los cultivos también en la época de inundaciones (por esto la creación de campos de cultivo elevados visibles aun hoy en día desde el aire, un grupo es incluso antropomorfo), de terraplenes, diques, canales y lagunas con función viaria y de pesca. Mediante éste sistema escapaban de las inundaciones en la época de lluvias y tenian agua en las epocas secas, obtenían pesca que ellos mismos criaban. Poco mas s e sabe de éstas civilizaciones que construyeron lomas dónde actualmente se ubican pueblos enteros.

La actividad de la pesca y dar vueltas en moto a la plaza principal en busca de mujeres, son las dos actividades más populares en la ciudad, y como" allá donde fueres come lo que pesqueres", alquilamos una canoa a un señor del pueblo y pescamos en una de esas lagunas milenarias de desconocido origen. Resultado en imagenes. 35 picaduras de mosquitos. Dolor de brazos. Una sopa de piraña. Horas de diversión. El final del día está marcado por la invasión de murciélagos que asedian la laguna, eso significa que la hora de los mosquitos ha llegado, la hora de los jaguar, la hora de las anacondas, de todos, menos de nosotros. La selva es para los animales. La noche para los ojos mas vivos y los olfatos mas sensibles. No era nuestro momento.

Por las noches en el puerto, los bufeos (delfines de río) mueven el barco de forma prácticamente imperceptible y la innumerable cantidad de sonidos te acunan, como una nana de la Madre de Madres. Tras la ventana atardece en rojo, y poniéndome las botas me encaramo por una loma milenaria hacia el puerto, dónde Doña Irene cocina sopa de piraña y un masaco de plátano -¡No vuelva a llegar tarde licenciado!- me increpa- o no le volvere a cocinar nada -
me amenaza. Sonrio.

2 comentarios:

小喬 dijo...

wow...nice blog

Anónimo dijo...

madre mia!!! pero que sales en los " papeles de tirada nacional" vecin!!! que eres famoso!
tus fotos....increibles, indescriptibles, inolvidables.


espero ver pronto alguna foto de una polillita boliviana.
besitos rey