Páginas vistas en total

martes, 6 de mayo de 2008

Receta para dividir un país.Ingredientes: Gobierno y ciudadanos

De pronto alguien se levanta un buen día, y decide que es distinto al de al lado. De pronto a ese tipo le siguen unos cuántos.De pronto se convierte en una doctrina.Mancha papeles. Llena programas. Abarrota las calles. Supongo que ésto os suena.

Aquí hay dos tipos de personas, o mejor dicho: gente. Por un lado tenemos a los orientales, tambien llamados "cambas", son de los departamentos de las tierras bajas de Bolivia, entre ellos Santa Cruz, su "raza" proviene de la mezcla de los guaraníes con los colonos españoles, altos y bien parecidos, zona industrial y petrolera. Por otro lado están los de las tierras altas de Bolivia, habitantes del altiplano, y descendientes de la línea "quechua-aymara", los "incas" (o lo que quedo de ellos), bajitos, morenos y por lo general cagados de miseria, la Bolivia que los europeos conocemos, el binomio "payoponiconllama" (nótese el tono humorístico y rechácese el ofensivo), aqui son llamados "collas". Bueno, ya tenemos el primer paso, una bomba social. Dejese reposar y cuando haya crecido, añádase un gobierno que remarca esa diferencia, un gobierno que habla de indígenas y el resto, porque resulta incómodo hablar de ricos y pobres. Cocinemos ésto en un país que se encuentra a principios del siglo veinte, pero atrapado en una economía global del siglo veintiuno, donde un teléfono móvil es un totem, y un i-pod un sueño que marcan la diferencia entre clases, entre vidas. Entre una Bolivia que juega a pertenecer al siglo 21, con todoterrenos, móviles, "pleyesteixons" y demás, y otra que no juega, otra que sobrevive, la de los "nadies", la de "una comida y a la cama", la que se levanta hoy mas rejodida que ayer, pero menos que mañana. Y esas dos Bolivias se enfrentan. Una respaldada por el gobierno central (y centralista) que muerde la mano que le da de comer, y otra por los gobiernos locales, hartos de poner la mano para ser mordida. Ambas hermanas. Ambas envenenadas. Todos sabemos quien es el culpable, cuál es el único elemento que aparece en ambas situaciones. Se convoca un referendum que considera el gobieno central ilegal y anticonstitucional (después de disolver el Tribunal Constitucional, y con ésto hacer imposible que nada ni nadie juzge al gobierno) y Santa Cruz se declara independiente. Cosas parecidas a éstas en Europa nos suenan ¿verdad? Y ¿Ahora qué?. Euforia en las calles, alegría en la gente. Vencedores y vencidos. Una historia demasiado antigua.

Machetendo en la isla de los monos di un fuerte machetazo sobre una hoja de palmera de coco, y resultó que ocultaba un tremendo enjambre de abejas (petos se llaman aquí), que me picaron y persiguieron por toda la isla, de unos 200 o 300 metros cuadrados, lo que implico que corriera en círculo como un estúpido durante 5 minutos. También debo añadir que los cabrones de los monos me vieron débil y se decidieron a atacarme también, mientras que desde la otra orilla, mis compañeros se reían (hay cosas que no cambian), y no movian un dedo para ayudarme, con la disculpa de "creimos que estabas de joda, nomás" Claro... de joda... y las carreras y gritos que era ¿la famosa "danza de la lluvia" española?.
Llegé a mi cabaña. Me puse amoniaco y tome un antialérgico con 2 cervezas. Encendí la tele. Vi las noticias y pensé que no había sido tan grave.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Días extraños, Dioses extraños, Vecín, pero es mejor echar de menos que echar de más, ¿no? (Serás capáz de encontrar otro símil culinario para esta dicotomía?).
Pregunta: ¿por qué no tomaban en serio a un tipo con un machete y dando gritos?
¡¡¡Un abrazo muy fuerte!!!
¡¡¡¡Arriba Vecín!!!!
(saludos desde Amsterdam)

Marcos dijo...

Kaixo Marcos!
Quiero que sepas que también te seguimos desde estas tierras, donde el mar es azul, la tierra esta cubierta de un manto verde, y el sol asoma entre unas tímidas nubes.
Ahora estoy leyendo a Hans Küng algo sobre el fin del mundo, interesante..., no se si te acordaras que ún día como hoy nació Henri Dunant, fundador de la Cruz Roja, y José Ortega y Gasset (que no Gachet), ese fué otro.
Por cierto leí los libros que me recomendaste, un auténtico peñazo, a eso sí me leí hasta los prologos y el indice.

Bueno hasta la proxima, te mando un poco de ruido de olas, para que vayas refrescando la memoria.

Un abrazo