Páginas vistas en total

lunes, 7 de febrero de 2011

MIGRACIÓN 0.0

Migraciones inversas. Nunca hablé aquí de mi casa. Pero vuelvo, hay que volver. Sí. El que se va sin tener dónde volver es un exiliado. Ser exiliado no es bueno. No es bueno tener cara de huir. Tampoco es bueno que la vuelta sea a una patria ajena. No es bueno ser refugiado, huir a una patria dónde nadie habla como tú y nadie ríe tus chistes, con todas tus cosas en una mochila.
Las calles. Es lo mejor. Las calles. Cientos de personas haciendo lo que hacía yo hace unos años o lo que haré dentro de unos pocos. Era enero. Hacía frío. Estrenaba una cámara.

















1 comentario:

Anónimo dijo...

muy bonito, pero se esperaba una historia mas enrevesada y con ese suspense que tienen las demás..